jueves, 13 de agosto de 2015

Héctor en busca de la felicidad

"Evitar la infelicidad, no es el camino a la felicidad"


Quiero aprender a ser feliz y aprender a hacer feliz, dos cosas muy distintas e igualmente importantes.
Ser única, usar los cinco sentidos para apreciar todo el enorme mundo que me rodea, distinguir los segundos esos que te llenan el alma.
El tema es cómo lograr que ser feliz, sea una costumbre diaria, como ducharse o lavarse los dientes.
Cómo contagiarla cual plaga mortífera, creer y aceptar que si es posible estar en un periodo feliz, agrandarlo y crear un Big Bang de felicidad que se coma y digiera cada tristeza, sin hacerla desaparecer por completo, eso es muy importante, ya que si y solo si hemos sido profundamente infelices valoraremos al 100% la felicidad actual.
Claro como el agua es que el pasado nos acosa, como pesadilla infantil, aprender a despertar a tiempo, llorar, gritar y desahogar. 
¿Por cuanto tiempo podemos mantenernos felices?, ojalá mucho mas de lo que podemos soportar sumergirnos bajo el mar. ¿Será solo cuestión de entrenamiento mental, de disposición y decisión?
Esperanza arma de doble filo, a esa hay que tenerla bien cerca como esos enemigos que bajo el ojo podemos controlar, no dejarla crecer como mala hierba. La mala hierba asfixia las pequeñas flores silvestres que nacen y se cuidan solas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario